Periódico Digital de República Dominicana

Congresistas admiten falta de comunicación y burocracia afecta aprobación de leyes

0 36

El estancamiento de la aprobación de importantes leyes es atribuido a la falta de comunicación bicameral y a la burocracia por varios congresistas, quienes proponen acercamientos y el diálogo para se puedan superar los obstáculos existentes.

Según las informaciones obtenidas por Diario Libre, 46 iniciativas legislativas que fueron aprobadas en el Senado no han sido sancionadas en la Cámara de Diputados. Mientras que la misma suerte han tenido 15 iniciativas legislativas desde la pasada legislatura ordinaria que fueron aprobadas en la cámara baja.

Sobre el tema ofrecieron declaraciones el senador Ramón Rogelio Genao, quien preside la Comisión Permanente de Seguimiento, Control y Evaluación de la Agenda Parlamentaria del Senado apoderado, desde hace más de un año, de gestionar ante la Cámara de Diputados la aprobación de las piezas sancionadas en el Senado.

El legislador por La Vega fue acusado por el senador por Santiago Rodríguez, Antonio Marte, de no hacer nada para lograr esos propósitos.

Al se cuestionado sobre esas imputaciones, Genao respondió entre risas: “Y que yo puedo hacer. Yo estoy haciendo una propuesta, yo estoy pidiendo que las comisiones coordinadoras del Senado y de la Cámara de Diputados se reúnan para esos fines. Pero eso es lo único que yo puedo hacer., Ya yo se lo he pedido como 200 veces. Lo estoy haciendo público ya”.

Explicó que ha propuesto en varias ocasiones la celebración de un encuentro para buscar soluciones.

Destacó que durante el primer año de gestión fue realizada una reunión entre Estrella y Pacheco que tuvo como fin abordar esa problemática, pero que ese acercamiento no logró los frutos esperados.

La situación fue atribuida por Genao a la mala comunicación bicameral y a la burocracia que existe en cada ala congresual.

Recomendó una serie de medidas para eliminar el “ping pong congresional” o la especie de limbo en que caen importantes piezas legislativas que podrían perimir, como ha ocurrido en anteriores legislaturas y puso como ejemplo, el caso del proyecto de ley de Código Penal.

Reveló que, aunque los reglamentos del Senado y de la Cámara de Diputados tienen un espacio para las iniciativas provenientes de la otra cámara, al final quienes deciden las agendas son las comisiones coordinadoras, que muchas veces no se ciñen a lo que establecen las normativas internas.

Aseguró que existen proyectos de leyes que perimen en la Cámara de Diputados muchas veces sin ser colocados en la orden del día lo que, a su entender, ha generado una situación de desarmonía en el Poder Legislativo.

“Pero la verdad, lo que pasa, es que la comisión coordinadora de ambos lados del Congreso Nacional decide si lo ponen o no lo ponen (en la orden del día). Esa es la práctica. En la comisión coordinadora participa la secretaria General Legislativa, que interpretando el reglamento, lleva a lo que debería ser la orden del día y los demás miembros de la comisión, senadores o diputados, quitan y dejan no lo dejan como la llevan”, reveló.

No obstante, reconoció que muchas veces esa mecánica se hace para evitar que las agendas de las sesiones ordinarias sean demasiado largas y no para obstaculizar el conocimiento y la aprobación de las iniciativas legislativas.

Dijo que además de enviar o no las iniciativas a comisión durante las sesiones ordinarias otro inconveniente que se produce es que muchas piezas tienen remisión tardía hacia el otro órgano legislativo lo que atribuye a la burocracia existente.

Analizó que el mecanismo que se ha buscado en el Congreso Nacional para agilizar el conocimiento de los proyectos de leyes relevantes es remitirlos a comisiones bicamerales pero que aun así esta estrategia, en algunos casos, no ha funcionado porque se han producido tranques como sucedió recientemente con el Código Penal.

“Hay mala comunicación. Es innegable y se han producido enfrentamientos no de los plenos, ni las cabezas de los plenos, los presidentes. Entre los senadores y diputados hay todas las semanas una confrontación pública. Inclusive muchas veces entre legisladores de un mismo partido, senadores y diputados que en los medios de comunicación se han enfrentado”, recordó.

Genao cree que otra situación más difícil es que en ambas cámaras legislativas registran con números diferentes las mismas iniciativas legislativas y entiende que se evitaría el doble registro y se facilitaría identificar las mismas con registro único cuando se trate de piezas que deben ser aprobadas en ambas cámaras.

Aseguró que existen muchos proyectos de leyes que perimen en la Cámara de Diputados muchas veces sin ser colocadas en la orden del día lo que, a su entender, ha generado una situación de desarmonía en el Poder Legislativo.

La defensa
Para los diputados perremeistas Olfanny Méndez, vicepresidenta de la Cámara de Diputados y Agustín Burgos, secretario del bufete directivo de la cámara baja, lo que dice el senador carece de veracidad, aunque admiten problemas de falta comunicación y burocráticos.

Ambos integran la comisión coordinadora de la cámara baja y aseguran nunca han si notificados por Genao del interés del Senado en acelerar la aprobación de las iniciativas legislativas provenientes de esa ala congresual.

Méndez, diputada por Bahoruco, afirma que la misma situación existe en las dos cámaras porque hay proyectos aprobados en un ala que no son sancionados en la otra y perimen.

“No creo que haya sido una mala comunicación. Creo que es una falta de comunicación”, admitió.

Aseguró que siempre, todas las semanas, son remitidos a comisión hasta dos o tres proyectos de leyes provenientes del Senado y que a veces puede pasar que la comisión se atrase un poco en su estudio y rendir el informe.

Para ella ya es tiempo de dejar “los dimes y diretes” y sentarse a dialogar para buscar soluciones porque “dialogando la gente se entiende”.

“La verdad es que yo entiendo que eso debe acabarse, de acusar una cámara a la otra porque todos estamos ahí con la intención de trabajar por el país”, reflexionó.

Cuestionó que, aunque en la cámara baja se trabaja arduamente hay algunos legisladores que parecen no querer respetar el trabajo del otro.

Dijo que respeta los comentarios del senador Ramón Rogelio Genao pero no está de acuerdo con él y le recomendó enviar una comunicación a la comisión coordinadora para que puedan reunirse y hacer un trabajo más eficiente.

Para demostrar que los diputados también han sido afectados de esa problemática recordó que ella es proponente de un proyecto de ley que buscar crear el Consejo de Desarrollo Ecoturístico del Lago Enriquillo de las provincias Bahoruco e Independencia y que, aunque hizo ingentes esfuerzos por comunicarse con el senador Héctor Acosta (El Torito), presidente de la Comisión Permanente de Medio Ambiente del Senado, esa pieza perimió y tuvo que reintroducirla.

Su compañero de partido y secretario del bufete directivo, Agustín Burgos, dijo que el senador reformista Ramón Rogelio Genao debe revisar su función porque como presidente de la Comisión Permanente de Seguimiento, Control y Evaluación de la Agenda Parlamentaria del Senado después de un año es que viene a atribuir que existe un problema de mala comunicación y burocracia.

Destacó que hasta el momento él no ha visto que la comisión coordinadora haya recibido alguna comunicación del senador refiriendo esa situación.

“Él es ducho en la materia. Él sabe los procedimientos a agotar. Eso es falso porque la Cámara de Diputados conoce los proyectos de acuerdo al orden que lleguen. Es difícil que haya alguien que conozca más los procedimientos legislativos como Genao. O sea, me sorprende que él presidiendo esa comisión, sabiendo yo como él se maneja, que no haya ido por allá y que tenga una lista de proyectos”, aseveró.

Agregó que al Senado y a la Cámara de Diputados le separan pocos metros por lo que le invitó a que vaya y se reúna con los miembros de la comisión coordinadora y que exponga su tema, que con mucho gusto ellos le atenderán.

Burgos, diputado por La Vega, entiende que los congresistas no deben propiciar conflictos entre ambas cámaras, sino soluciones.

Aseguró que el problema se da de doble vía porque él es proponente del proyecto de ley sobre Pasantías Medicas, que fue aprobado en la cámara baja y pese a que se ha comunicado cinco veces con la senadora Lía Díaz, presidenta de la Comisión de Salud, la iniciativa no ha sido aprobada.

La lista de iniciativas
Existe un total de 46 iniciativas legislativas, procedentes del Senado, que la Cámara de Diputados no ha aprobado.

Entre ese grupo figuran los proyectos de leyes de Código Penal, de Comercio Marítimo, de Vacunas, del Parque Nacional Loma Miranda y los proyectos que buscan declarar provincias ecoturísticas a Santiago Rodríguez, Hato Mayor, Dajabón, San Cristóbal, La Altagracia, Duarte y La Vega.

En tanto que, el Senado también tiene previsto aprobar 15 iniciativas legislativas provenientes de la Cámara de Diputados y en ese grupo figuran tres contratos de préstamos; uno para financiar la implementación del programa de Eficiencia Energética por un monto de 39 millones de dólares; otro como financiamiento adicional en apoyo al Pacto Nacional por la Educación por 100 millones de dólares y uno para financiar el Programa de Fortalecimiento de Gestión del Servicio Civil por un monto de 30 millones de dólares.