Periódico Digital de República Dominicana

Lavrov compara la campaña de Occidente con la «solución final» de Hitler

Sergey Lavrov
0 57

“Los estadounidenses han creado una coalición prácticamente de todos los países europeos, que forman parte de la OTAN y de la Unión Europea, y a través de Ucrania libran una guerra contra nuestro país con el mismo objetivo, la solución definitiva de la cuestión rusa”

18 de enero de 2023 (EIRNS)

En una contundente conferencia de prensa hoy, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dio su resumen anual de la actividad del año en el departamento. Lavrov aprovechó la oportunidad para repasar los antecedentes de la “operación militar especial”, analizando la política de Occidente desde la desintegración de la Unión Soviética. Caracterizó la política de Occidente como similar a la «Solución final» de Hitler, para eliminar a los rusos de la misma manera que Hitler quería eliminar a los judíos. “Como Napoleón, que movilizó a casi toda Europa contra el Imperio Ruso, y Hitler, que ocupó la mayoría de los países europeos y los arrojó contra la Unión Soviética, Estados Unidos ha creado una coalición de casi todos los estados europeos miembros de la OTAN y la UE y está utilizando a Ucrania para librar una guerra de poder contra Rusia con el viejo objetivo de resolver finalmente la ‘cuestión rusa’, como Hitler, que buscó una solución final. a la ‘cuestión judía’”, dijo Lavrov. (https://www.mid.ru/en/foreign_policy/news/1848395/ )

Remarcó que todos los demás países se habían sometido a los dictados de Washington, y que la subordinación de la UE a la OTAN era sólo un ejemplo de ello. “La firma de la Declaración Conjunta sobre la Cooperación UE-OTAN el 10 de enero fue el punto álgido de este proceso, algo que se viene gestando desde hace varios años. Establece explícitamente que la alianza y el objetivo de la UE es utilizar todos los medios políticos, económicos y militares en interés de los mil millones de oro. Esto es exactamente lo que dice: en interés de los mil millones de residentes de la OTAN y los países de la UE. El resto del mundo, para citar al Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, es una “jungla” que sofoca el progreso en el “jardín” y debe, por tanto, reformatearse,

Lavrov también explicó que Estados Unidos está haciendo algo similar con su política del Indo-Pacífico. “En la llamada ‘región del Indo-Pacífico’, Occidente está dispuesto a crear una arquitectura de bloque contra Rusia y China. Con este fin, han ido destruyendo de manera constante (aunque prefieren guardar silencio) los mecanismos y formatos de cooperación creados en torno a la ASEAN con décadas de antigüedad, basados ​​en la igualdad, el consenso y el equilibrio de intereses. En cambio, están formando bloques militares. Un ejemplo brillante es AUKUS, un bloque anglosajón en Asia, que incluye a los EE. UU., el Reino Unido y Australia). Japón está bajo presión para unirse también. La reciente visita del primer ministro Kishida Fumio a Washington terminó por confirmar este rumbo. Japón se está militarizando de nuevo. Según tengo entendido, Japón se está preparando para modificar los artículos de su constitución que le impiden hacer esto. El proceso está en marcha”.

Afirmó que todos los mecanismos que proporcionaban contacto entre Rusia y Occidente han sido desmantelados o inutilizados.

Al mismo tiempo, Lavrov subrayó que el resto del mundo se estaba organizando de otra manera para evitar esta dictadura. “Los países se están desarrollando económicamente. Mire a China e India (nuestros socios estratégicos), Türkiye, Brasil, Argentina, Egipto y muchos países africanos. Considerando sus inmensos recursos naturales, su potencial de desarrollo es enorme. Están surgiendo nuevos centros de crecimiento económico. Occidente está tratando de evitar esto, en parte, explotando los mecanismos creados para servir a sus intereses dentro del marco de globalización que creó. El papel del dólar como moneda de reserva es muy importante en este sentido. Es por eso que en nuestros contactos a través de SCO, BRICS, CIS y EAEU, y en nuestra cooperación con asociaciones de Asia, África y América Latina, estamos haciendo todo lo posible para crear nuevas formas de interacción para evitar la dependencia de Occidente y sus métodos neocolonialistas (que ahora están claros). El presidente de Rusia, Vladimir Putin, habló sobre esto con franqueza y claridad. Estos métodos se utilizan con el propósito expreso de robar al resto del mundo en estas nuevas condiciones. Al tratar con nuestros socios confiables y países amigos, estamos desarrollando formas de cooperación que nos beneficiarán a todos”.

EEUU y la OTAN ofrecieron a Rusia acuerdos de desarme a cambio de desescalar en Ucrania

Washington y la OTAN dejan claro a Moscú que nadie les tiene que decir quién puede ser su socio, pero tienden la mano a hablar de medidas de confianza mutua

Antony Blinken Y Sergei Lavrov, tras su reunión en Ginebra, el pasado 21 de enero.

Por: Antón Parada

El diario El País ha desvelado este miércoles la respuesta de Estados Unidos y la OTAN a las exigencias de Rusia para una desescalada en Ucrania. El pasado día 26, el secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, avanzó que rechazaban la petición de Moscú de limitar la expansión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, pero no daba más detalles. Ahora, los documentos desvelados por el diario muestran que, en concreto, rechazan firmar un tratado bilateral sobre seguridad en Europa con el Gobierno de Vladimir Putin y también cerrar la puerta a una futura incorporación de Ucrania a la Alianza.
No obstante, dejan una puerta abierta, una vía intermedia para negociar y evitar que la crisis vaya a más y cuaje en invasión: “ofrecen a Putin negociar acuerdos de desarme y medidas de confianza en diferentes foros (como la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE, el Diálogo sobre Estabilidad Estratégica EE UU-Rusia y el Consejo OTAN-Rusia), cuyo éxito condicionan a que se inicie una desescalada en la amenaza militar rusa sobre Ucrania”.
“Considerando el sustancial, unilateral e injustificado despliegue militar en curso en y alrededor de Ucrania y Bielorrusia, llamamos a Rusia a desescalar inmediatamente la situación de manera verificable, oportuna y duradera”, señala la OTAN literalmente.
“La posición del Gobierno de Estados Unidos consiste en que solo se podrán alcanzar progresos en estos asuntos [desarme y medidas de confianza] en un entorno de desescalada de las acciones amenazantes de Rusia hacia Ucrania”, advierte, por su parte, el Gobierno de Joe Biden.
Rusia había hecho llegar sus exigencias para mejorar su seguridad y evitar nuevas amenazas hace un mes, las había repasado en sucesivas reuniones, hace dos semanas, en Ginebra y Bruselas, además de diversas llamadas con EEUU y la OTAN, y la respuesta, reconoce, no le satisface. Es “inaceptable” y como un retorno “a los tiempos de la Guerra Fría”, dijo.
Pese a ello, los textos desvelados por El País muestran que los aliados entienden que ya se le está dando a Moscú un estatus insólito. “A ningún otro socio se le ha ofrecido una relación comparable o un marco institucional similar. Sin embargo, Rusia ha roto la confianza en el centro de nuestra cooperación y ha desafiado los principios fundamentales de la arquitectura de seguridad global y euroatlántica”, señalan. “El retroceso de la escalada militar en Ucrania y sus alrededores será esencial para lograr un progreso sustancial”, añaden.
Justo antes de empezar la ronda diplomática con la que se trata de parar un conflicto mayor, tanto la OTAN como EEUU dijeron que no iban a negociar sobre quién puede o no ser socio de la Alianza, pero sí volver sobre el Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (roto por culpa de Donald Trump en 2019) e incluso llegar a “restricciones”, siempre que sean “recíprocas”, en el tamaño y el alcance de las maniobras y ejercicios militares que vayan a hacer junto con la OTAN cerca de Rusia.
De ahí que ahora digan: “Estamos dispuestos a considerar arreglos o acuerdos con Rusia sobre temas de interés bilateral, para incluir instrumentos escritos y firmados que aborden nuestras respectivas preocupaciones de seguridad”, o “Estados Unidos está dispuesto a discutir medidas recíprocas de transparencia basadas en condiciones y compromisos recíprocos tanto por parte de Estados Unidos como de Rusia para abstenerse de desplegar sistemas ofensivos de misiles lanzados desde tierra y fuerzas permanentes con misión de combate en el territorio de Ucrania pero, a la vez, enfaticen: “Estados Unidos sigue apoyando firmemente la Política de Puertas Abiertas de la OTAN”.
“La posición del Gobierno de Estados Unidos es que solo se pueden lograr avances en estos asuntos en un ambiente de desescalada con respecto a las acciones amenazantes de Rusia hacia Ucrania”, concluye el documento norteamericano.
No obstante, las cartas de la OTAN y la Casa Blanca no son idénticas. Hay alguna diferencia. El País explica que la principal es que EEUU se muestra dispuesto a discutir el concepto de “indivisibilidad de la seguridad”, que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) aprobó en 2010. “Moscú lo añadió en el artículo primero de su borrador de tratado, ya que se basa en este principio para alegar que la eventual entrada de Ucrania en la OTAN afectaría a su seguridad”, afina.
El texto de EEUU, por su parte, no comparte el punto de vista ruso y apunta que el concepto de indivisibilidad de la seguridad “no puede ser visto de manera aislada”. Pero se muestra dispuesto a abordar las “respectivas interpretaciones” del mismo. “EE UU y Rusia también reafirmaron el derecho inherente de cada Estado de elegir libremente o cambiar sus acuerdos de seguridad, incluidos tratados y alianzas”, explica.
Por el momento no hay réplica formal de Rusia a estos documentos.
El Kremlin ha rehusado este miércoles comentar la respuesta por escrito a sus demandas de seguridad que ofrecieron Estados Unidos y la OTAN y que fue publicada por el diario español El País.
“Nosotros no hemos publicado nada y no quiero comentarlo”, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria telefónica.
Peskov agregó que en el Kremlin han visto la publicación de El País y sugirió a los periodistas que pidan comentarios a ese rotativo o a las autoridades españolas.