Periódico Digital de República Dominicana

Dramaturgo y director de teatro clama porque se conozca y promulgue una «Ley de Teatro» 

0 102
Fausto Rojas

El joven actor, director y dramaturgo dominicano Fausto Rojas, durante una entrevista ofrecida a Onorio Montás, en su programa «Revista Dominical Dejando Huellas» que se transmite por la emisora QuisqueyaFm, aludió la necesidad de una ley de Teatro o de Artes Escénicas en el país, para expandir el desarrollo de esta manifestación cultural en la República Dominicana.

Ante la interrogante sobre los retos del teatro dominicano actual director de la Compañía Nacional de Teatro y director de obras premiadas como “El último personaje de Cecilia B”, respondió que el arte de las tablas compite hoy con diversas plataformas de streaming (Netflix, Youtube y otras), que ofrecen a la audiencia una amplia gama de entretenimientos, mientras que aquellos grupos de teatro independientes y experimentales se enrolan en largos procesos creativos para luego exponer sus obras solo durante un fin de semana.

Al respecto, el artista apuntó que urge la presencia de una ley de Teatro o ley de Artes Escénicas introducido a travez de la Cámara de Diputados. “Ahora está la ley de Mecenazgo, pero quizás necesitamos una ley propia de Teatro, que permita que una obra salga y que se quede un tiempo, que ruede y circule en el territorio nacional”. Asimismo, Rojas realizó una comparación con la presente ley de Cine de la República dominicana, la cual le permite invertir al empresariado y ser exonerado del 25% de su total de impuestos, contra solo el 2,5 % que establece la ley de Mecenazgo.

No obstante, Fausto Rojas explicó que esta ley de Mecenazgo representa un punto de apoyo en las condiciones actuales de hacer teatro, ya que facilita la obtención de recursos para desarrollar una obra.

“Con la ley de Mecenazgo, el empresario puede invertir y ser exonerado de un 2,5 % de sus impuestos a pagar, lo cual es muy poco, pero si se trata de una empresa grande, que tributa millones, este porciento es significativo. Ahora seleccionaron 100 proyectos, avalados con el certificado de Interés Cultural, y esto significa que los productores de estos proyectos pueden salir a buscar fondos. Me parece que se ha abierto una puerta para que podamos difundir y materializar nuestros trabajos, con el sentido de poder durar más tiempo y tener mayor cantidad de presentaciones”, indicó el joven actor y dramaturgo.  

Cabe destacar que este reclamo de Rojas deviene eco de la propuesta de un proyecto de ley en apoyo al teatro presentada por el diputado José Horacio Rodríguez, tras la pujanza de la Unión Dominicana de Artistas de la Actuación (UDAA) y el Sindicato de Teatristas de la República Dominicana.

“Isla de Sangre”

Por otra parte, y en consonancia con la necesidad de establecer una legislación que proteja la creación y el desarrollo en el mundo de las tablas, Rojas se refirió a la dirección de su última “hija” artística, la obra “Isla de sangre”, estrenada el pasado mes de octubre los días 12, 13,14 y 15 a propósito de la fecha por el Teatro Talassa.

Sobre la realización de esta pieza del dramaturgo y arquitecto Christian Martínez Villanueva, con la magistral interpretación de la actriz Nileny Dippton (también productora general), Fausto Rojas recalcó la gran acogida que tuvo por el público y la crítica, y resaltó la importancia histórica y cultural de las mujeres taínas, cuyo ADN aun circula en las venas de los dominicanos. De igual forma, detalló cómo fue el proceso de dirección de la actriz, quien muta de un personaje a otro y encarna a más de 10 mujeres y 2 hombres a lo largo de la puesta en escena de “Isla de Sangre”.

“Ella sabe hacer su trabajo. Su entrega es visceral, deja la piel y el sudor en el escenario porque sabe que lo que se haga allí es para siempre. Trabajar con una actriz de ese nivel le permite volar a un director”, expresó Rojas sobre la interpretación de Dippton.

Además, el joven dramaturgo hizo hincapié en detalles propios de la producción de la obra, tales como la utilería y la banda sonora. Sobre esta última, destacó el proceso de musicalización llevada a cabo por Vadhir González y ejecutada en escena por los virtuosos David Almengod y José Ismael Valdez. 

“Cristian me dio con el texto, escritos, los 12 areitos, pero sabemos que no existe referencia musical de los taínos, más allá de los instrumentos que nos han llegado hasta hoy. Yo tengo un cómplice que se llama Vadhir González, con el que llevo más de 7 años trabajando, y le pedí que musicalizara estos textos; quedamos en shock con el resultado. Yo veía en vivo la música, porque al tratarse de un monólogo, la música en vivo le aporta mucho color”, añadió.

El multipremiado director culminó reincidiendo sobre el criterio de incluir con urgencia una ley de Teatro o una ley de Artes Escénicas en el país, para así sumar a los inversionistas, como en el caso del cine, y visibilizar el arte de las tablas dominicano en otras latitudes.