Periódico Digital de República Dominicana

Hipólito está como un corcho, entre el Partido Revolucionario Moderno y el Partido de la «Liberación» Dominicana

“El hombre de Estado debe abismarse en la contemplación de lo pasado, porque éste es raíz, tronco y savia de los frutos del presente… Y de modo singular necesita el político el conocimiento del pasado de su pueblo, porque ese pasado es la cantera de los materiales apropiados para la fábrica de una obra política verdaderamente nacional”. Américo Lugo

0 170

 Las personas son buenas por naturaleza; por eso, tenemos que darle fuerza para que acepten las cosas que no pueden cambiar. La verdad no se debe sobreestimar.

La actividad política es como la abogacía. En el ejercicio, se convierte en una enorme batalla sin escrúpulos; de ahí que la vida sin honor sea difícil. Todo lo decente se mantiene en equilibrio mediante un convenio para no mentir. Por eso, no se debe señalar culpable si no está seguro.

Hipólito Mejía sostenía que era un hombre de palabra; que nunca se postularía para un nuevo periodo; sin embargo, alguien dijo:  “no acepte lo que Él diga, sino, lo que hace. Parece una prostituta de barra que promete a todos los parroquianos que lograrán su objetivo, pero se esconde para no cumplirles».

En la campaña del 1999 para presidente, Hipólito dijo que tenía 350 expedientes listos para someter a la justicia a los corruptos. Dijo que no cargará con el “muerto de la corrupción” de Leonel; “Estoy harto de la corrupción”, expresó, al tiempo que resaltó que los corruptos se roban el dinero que debería ser destinado a salud, educación y medioambiente. Luego dijo ser un enemigo de que se investigue a expresidentes de la república, por sus actos.

Hipólito Mejía

 Hipólito, en el 2004, forzó modificar la Constitución para repostularse; pero perdió de Leonel. En 2008, Miguel Vargas fue el candidato por el PRD. Hipólito se negó a participar y por debajo le metió un jabón al sancocho. La fiesta la ganó Leonel y se postuló en el 2012. Hipólito, manifestó que su grupo transitaría en un frente opositor independiente hacia el 2016, lo que dio inicio a una nueva división. Peña Gómez sostenía siempre que «al PRD sólo lo destruye el PRD”.

 Producto de la división, el 9 de septiembre del 2014, se le cambia el nombre a la Alianza Social Demócrata (ASD), una de las herencias de Luis Abinader, por el de Partido Revolucionario Moderno (PRM). Ya, en el 2010, la Constitución había sido modificada nuevamente producto del “Pacto de las Corbatas Azules”, para quitarle la prohibición a la re-postulación, dándoles la oportunidad tanto a Hipólito (PRM), como a Leonel (PLD) de ser postulados.

Hipólito, el 15 de abril del 2015, para la convención del PRM, compite con Luis Abinader, quien la gana para ser el candidato para las elecciones del 2016, frente a Danilo Medina (PLD). En plena campaña, Hipólito participó en la inauguración del proyecto integral de la comunidad “La Nueva Barquita”. Dijo que Danilo era un hombre bueno. Hizo como el chinero, pelando para que Danilo chupe. Por eso, Danilo le ganó a Luis.

Hipólito, como algunos de los exdirigentes del PRD, tienen como principio el oportunismo. Se mueve a diestra y siniestra, tanto dentro su partido como en la  oposición. Hoy, se menea dentro de su partido, como si fuera un opositor. Le está haciendo la vida imposible al presidente Luis Abinader, mediante chantajes y extorsión política, para que le den más de lo que actualmente tiene ¡Es insaciable!

Durante los dos gobiernos de Danilo Medina logró una serie de privilegios para su empresa agrícola. Se dice por lo bajo, que dirigía al Ministerio de Agricultura. Actualmente, está fungiendo como abogado del diablo en favor de Danilo, contra los procesos judiciales de algunos de sus exfuncionarios, como si le estuviera devolviendo los favores que tuvo durante esos mandatos presidenciales.

Con la ambivalencia que tiene el PRM, en relación con las candidatura Municipales y Congresuales para el mes de febrero 2024, Hipólito, como buen jugador de “Pin Pong”, está jugando una partida con Abinader, donde Hipólito, apuesta a Carolina Mejía para Vice y Luis a Guillermo Moreno a la senaduría del Distrito.

 Hasta ahora, el juego está “tabla”. Se sigue jugando y presionando. Si pierde, le hará a Luis, lo mismo que le hizo en el 2016, esta vez, favorecerá a Leonel por el “Partido del Pueblo”.

La ambivalencia del Insólito Mejía es tal que, en una ocasión, dijo que nunca fue Bochista o Balaguerista pero que después de ser presidente su simpatía era para ambos. ¡Es lo que hace y no lo que dice! Por eso, está como un corcho, entre el PRM y el PLD.

 

https://www.opd.org.do/index.php/temas-de-coyuntura-ciberpolitica2/1369-el-mas-beneficiado-de-visita-al-presidente-medina-en-las-redes-sociales

 

https://eldinero.com.do/30375/la-estrecha-amistad-entre-hipolito-mejia-y-danilo-medina/